Lecturas

Todo es cuestión de química

Esta semana os traemos un post un poco diferente a lo que estamos acostumbradas a hacer. Hoy os haremos una pequeña review sobre uno de los libros que hemos leído recientemente: Todo es cuestión de química, escrito por Deborah García Bello.

Deborah es licenciada en química y actualmente está realizando el doctorado en química sobre Divulgación científica a través de la relación entre la ciencia y el arte contemporáneo. Ostenta el Premio Bitácoras y el Premio Tesla de divulgación gracias a su fantástico blog dimetilsulfuro.es. Además colabora en Naukas y la podréis encontrar también en YouTube. Esta chica no para.

Todo es cuestión de química llegó a las manos de Ana por casualidad. Un día procastinando y leyendo otros blogs científicos, encontró uno donde lo recomendaban. Su pequeña mente curiosa no dejó de darle vueltas y, como no tenía nada más que hacer (lectura obligatoria del Sí de las niñas y un montón de exámenes ya que se iba acabando el primer trimestre… ) fue corriendo a adquirirlo.

Una vez en sus manos, lo deboró como si de un plato de macarrones se tratara (es su plato favorito) y no tardó en comunicárselo a Marina. Ella, que estaba pasando un momento duro con el mundo de la literatura (los libros que habían llegado a ella la iban decepcionando cada vez más ) se tomó la lectura con mucha más parsimonia. Además, tenía la excusa de: “¡Es que es un libro de química y a mi me gusta más la biología! (excusa que era callada al segundo con la mirada amenazadora de su Am95I53Ga31).

El libro sigue el orden de “lo pequeño a lo grande”, es decir, comienza explicando qué son los átomos, expone los modelos atómicos que se han ido creando a lo largo de las épocas, habla sobre la historia de la tabla periódica, los tipos de enlace entre átomos, etc.

Pasados los 5 primeros capítulos, Deborah comienza a desvelar alguno de los secretos químicos que nos rodean en nuestra vida cotidiana y nos hace ver que a diario utilizamos la química sin ser del todo conscientes. También decide, acertadamente, dedicar un capítulo a desmontar mitos. Tras esto, empieza a entrar un poco más en lo que viene a ser la “teoría”, explicando algunas de las leyes esenciales de la química (ley de la proporciones múltiples, ley de la conservación de la masa…), habla sobre la energía y otros muchos temas curiosos e ¡incluso se atreve a meterse en nuestra cocina!

En general, nos pareció (a ambas) un libro interesante, sin embargo, tenemos opiniones diferentes.

Puede que la ilusión de iniciar un nuevo libro fuera la responsable de que los primeros capítulos nos encantaran a las dos. La forma en la que Deborah narraba los hechos y tener la sensación de estar leyendo algo que “ya sabíamos” (por ejemplo, los modelos atómicos es materia que se imparte en 3º de la ESO) hizo la lectura mucho más amena. Sin embargo, a medida que pasábamos las hojas aparecían nuevos conceptos desconocidos para ambas. Este hecho, hizo que a una de nosotras se le encendiera la vena curiosa y a otra se le apagara, aunque no creemos que la culpa fuera de la autora (como ya introducíamos, Marina pasaba por una relación complicada con el mundo literario). También el hecho de haberlo leído a final del primer trimestre cuando todavía no habíamos tratado muchos conceptos importantes de la química (como la termodinámica), influyó mucho en el grado de adquisición de conocimientos.

Con esto queremos decir que si a una de nosotras “no le gustó tanto” tan solo fue por motivos circunstanciales. Mirándolo con perspectiva, posiblemente si lo leyese ahora su opinión variaría completamente (y tal vez lo haga). Por otro lado, la Am95I53Ga31 leer temas que desconocía la llevó a interesarse un poquito más por la química y a realizar sus propias búsquedas.

    Por ese motivo creemos que el libro se merece una entrada en nuestro blog. Deborah cumple con la tarea del divulgador: acercarnos la ciencia independientemente de que estemos o no relacionados con ella, utilizando un lenguaje cotidiano y comprensible para todos. Uno de los recursos que más nos gustó fueron las anécdotas que cuenta de cuando era ella pequeña y estaba con su abuela. De esta forma consigue que te sientas identificado con y entiendas un poquito más sobre lo que ocurre en el mundo que te rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *