Películas

The Martian

2 años después del estreno, y con la excusa de que nos íbamos a Madrid, aproveché (Marina) para obligar a Ana a ver la película The Martian.  Obviamente, la primera vez que la vi, se convirtió en una de mis películas favoritas, ya que un biólogo, concretamente un botánico, era el protagonista de una película con gran rigor científico.

La película

El film nos presenta una situación un tanto sobrecogedora: un grupo de astronautas se hallan en Marte para cumplir la misión de la ARES III durante 31 soles marcianos. De manera inesperada, las condiciones meteorológicas cambian drásticamente provocando una gran tormenta repentina. Esta eventualidad les obliga a evacuar la base donde se hospedaban, abandonar la misión y regresar a la nave Hermes.

Durante el trayecto que les separaba del MAV (Mars Ascent Vehicle) y la base, el astronauta Mark Watney es golpeado por una antena. La tripulación trata de recuperarlo, pero, debido a la poca visibilidad y las nulas posibilidades de que sobreviviese con el traje roto, lo dan por muerto, abandonando así a su compañero en el planeta rojo.

Marte

Marte es el cuarto planeta del Sistema Solar. Tiene una temperatura media de -60ºC en su superfície. Es aproximadamente la mitad de la Tierra, ya que su diámetro es de 6 792 km, mientras que el de nuestro planeta es de 12 756 km. Los días duran casi lo mismo (en Marte tan sólo son 40 minutos más), mientras que vivir un año allí sería casi un suplicio (687 días). No cuenta con campo magnético, pero goza de tener dos satélites naturales (Fobos y Deimos). La gravedad en el planeta Rojo es un 62% menor que en la Tierra, una persona que aquí pesara 100kg, allí habría “adelgazado” 62kg. Por último, destacar su atmósfera: está compuesta  principalmente por dióxido de carbono (95%), nitrógeno (3%) , argón (1,6%), y contiene trazas de oxígeno, agua y metano. La presión que ejerce la atmósfera allí es de 7,0072 x 10^-5 atm (mientras que aquí es de 1 atm).

En cuanto a las posibilidades de la presencia de vida tal y como la conocemos, son más bien improbables, vistas las grandes diferencias que existen entre la Tierra y Marte. Sin embargo, hay evidencias de la existencia pasada de agua líquida en su superficie, lo cual no descarta que hubiese habido seres vivos en un pasado. Además, es sabido que su atmósfera era mucho más densa, ya que actualmente se pierden 100kg de ella por cada segundo que pasa. Asimismo, no se debe obviar la idea de una evolución basada en otros elementos diferentes al carbono.

Pathfinder

Además, mañana se cumplen 21 años del envío de la Mars Pathfinder. Fue la primera de una  serie de misiones a Marte que incluía un Rover. La misión consistió en analizar la atmósfera marciana, el clima, la geología y la composición de su suelo a través de los numerosos sensores y cámaras que portaban.

Esta misión propició el envío de otros rovers como el Opportunity, que aterrizó en Marte en 2004, o nuestro querido y egocéntrico Curiosity, que llegó en 2012 al cráter Gale. El interés por nuestro planeta vecino ha aumentado y ya se ha previsto el envío de un nuevo rover en 2020 con un software integrado mejorado.

ATENCIÓN SPOILERS

En la película podríamos afirmar que la Pathfinder tiene una importancia vital para el protagonista. Pero, primero descubramos cómo es posible que nuestro Mark haya sobrevivido.

Tras ser golpeado y lanzado por los aires, la antena causante del impacto se queda clavada en su abdomen. La sangre proveniente de la herida coagula, hermetizando así el traje e impidiendo que nuestro astronauta muera a causa de las condiciones marcianas. Es aquí donde Mark comienza su aventura y se ve obligado a recurrir a su ingenio y buen humor para sobrevivir hasta la llegada de la próxima misión: la ARES IV, 4 años después.

El punto más débil que muestra tanto la película como el libro en el que se basa, es la tormenta. Como hemos especificado previamente, Marte posee un atmósfera muy tenue cuya presión es demasiado débil como para provocar una tormenta capaz de lanzar por los aires a una persona.

A continuación, nuestro protagonista, consciente de que ha de pasar 4 largos años en soledad, se dispone a realizar un inventario sobre las provisiones que posee. Con suerte, encuentra unas patatas envasadas al vacío que iban a consumir en Acción de Gracias. Sus conocimientos botánicos permiten que se proponga lo que ni si quiera Neil Amstrong había hecho: cultivar en Marte. La primera traba con la que se encuentra es el terreno donde hacerlo. La composición de Marte es rica en sales, lo cual no es un factor del todo favorable. Sin embargo, logra contrarrestarlo añadiendo abono… Y no queráis saber de dónde lo saca…

A parte de eso, necesita agua, mucha agua. Cuenta con un potabilizador, pero la cantidad que precisa es mayor. Por lo tanto, no le queda otra que… crear agua. Para ello, disocia la hidracina (obtenida por el combustible sobrante de un cohete) en nitrógeno e hidrógeno. De esta manera, puede provocar una combustión con el hidrógeno que producirá el agua. La primera vez que realiza esta reacción introduce un exceso de oxígeno, provocando así una explosión.

Otra de las tareas que ha de realizar es avisar a la NASA de que… está vivo. Es aquí donde entra en juego la Pathfinder. Consciente de la existencia del módulo y su capacidad de comunicarse con la agencia espacial, realiza una serie de cálculos para localizarla. Por suerte, cuando la halla, está completamente operativa y logra idear un sistema de comunicación. Las cámaras se encargan de retransmitir sus mensajes por medio de imágenes y las respuestas son elaboradoras a través del lenguaje hexadecimal. Esto es posible dado que la cámara cuenta con un ángulo de giro de 360º y una precisión de 1º.

Por último, Mark debe afrontar un largo viaje desde su base hasta la zona de la ARES IV, donde hallará un MAV enviado con anterioridad para esa misión (es común que se manden naves en misiones no tripuladas para la preparación de proyectos más complejos). A lo largo de su periplo, podemos disfrutar de la gran y rigurosa caracterización que han realizado los productores de la geología de Marte.  Con el MAV saldrá del planeta rojo y, si tiene suerte, será interceptado por sus compañeros, los cuales decidieron dar la vuelta en cuanto supieron que seguía vivo.

Suficiente spoiler por hoy, si quieres saber cómo acaba te tocará ver la película (o leer el libro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *