Opinión, Universos

¡Más ciencia, menos show!

 

Hace unos meses, acudió la periodista y presentadora Mercedes Milá al programa Chester In Love de la cadena televisiva Cuatro, para someterse a una entrevista por Risto Mejide. En el programa al cual hacemos referencia es el que contó con la participación del científico y divulgador JM Mulet,  doctor en Bioquímica y Biología Molecular, además de ser el autor de diversos libros, ejemplo de ello es  Comer sin miedo.

Definición de enzima

A mitad de la entrevista, Risto le recuerda a Milá las numerosas intervenciones que ha realizado en defensa del libro japonés La enzima prodigiosa, escrito por Hiromi Shinya. Este libro defiende la idea de la existencia de una “enzima madre” de la cual surgen todas las demás enzimas. Dicha enzima es limitada, cuando se agota, no surgen nuevas para reparar las células y, por lo tanto, se desarrollan enfermedades que pueden llegar a ser, en algunos casos, mortales. Mercedes Milá defiende esta teoría a capa y espada, y recalca uno de los puntos básicos del libro: la importancia de los hábitos. Shinya hace especial  hincapié en la dieta. Según él y, por extensión, Mercedes Milá una correcta alimentación se consigue con la supresión de ciertos alimentos como la leche y los huevos.

Mulet, con su intervención en el programa, tira por tierra la idea de una enzima prodigiosa y le dice, sin tapujos, que “las enzimas prodigiosas no existen”. Tras esta contundente aseveración, explica qué son las enzimas y su función esencial. A continuación, pasa a argumentar los motivos que le llevan a diferir sobre la idea principal que sostiene el libro japonés (la no cloración del agua, dieta libre de lácteos, etc.)

Al acabar el monólogo, característico del formato de este programa, comienza el polémico “debate” entre científico y periodista. Milá comienza su intervención con una insolencia:  “lo primero que te digo es que te leas el libro y adelgaces porque estás gordo” ante lo cual, Mulet se defiende: “gracias por decírmelo porque tengo espejo”. En resumen, el “debate” transcurrió con Mulet intentando rebatir con argumentos probados científicamente la idea pseudocientífica que defendía Milá, con inexactitudes y escasas pruebas. Por otro lado, el supuesto mediador (Risto) adoptó una posición completamente pasiva que ayudó a que la periodista se lanzase con uñas y dientes sobre Mulet.

Lo que pensamos

Una vez contextualizados los hechos, aportaremos nuestra opinión sobre lo acontecido.

Creemos adecuado hacer una crítica general a este tipo de programas. Nos parece que estos, aparte de promover falacias e ideas erróneas, conllevan una pérdida de tiempo, ya que no suelen aportar nada sustancialmente aprovechable. De todas formas, somos plenamente conscientes del porqué de la existencia de estos shows. En general, la sociedad prefiere conformarse con programas banales que les permita rehuir de la realidad sin preguntarse las cosas. Esto podría tener cabida como opción de entretenimiento, pero no debiéramos permitir que tratasen temas serios y trascendentes para la sociedad de manera frívola, sin ningún rigor, porque finalmente tiene una gran resonancia en la opinión pública. Obviamente, las televisiones lo que buscan es conseguir la mayor audiencia posible y hacerle competencia a sus cadenas rivales. Estamos seguras que más de uno estará harto de que este tipo de programas insustanciales monopolicen la parrilla televisiva convirtiéndose en la opción de entretenimiento general.  Por eso, nos gustaría insistir en que alcemos la voz, que no nos conformemos y tratemos que se nos escuche, intentan convencernos de que no tenemos posibilidad de influir en la sociedad.

También quisiéramos hablar de la transcendencia de la intervención de Mulet. Sinceramente, creemos que la presencia del científico en este programa perjudica a la ciencia porque el formato de dicho show no está a la altura de personalidades con contrastada trayectoria científica que, en lugar de poder ofrecer sus conocimientos al espectador, debe enfrentarse a los más sórdidos entresijos de este tipo de televisión.  La sociedad, los medios… solo han destacado la pelea entre la periodista y el doctor, y con ella han conseguido aumentar los números, tanto de audiencia como de búsquedas y ventas del libro La enzima prodigiosa.

Siguiendo nuestra argumentación, consideremos que un posible motivo por el cual Mulet decidió acudir a susodicho programa fuese publicitar sus estudios. Las semanas posteriores a la emisión del programa, en su Twitter (@jmmulet), Mulet se dedicó a retuitear los mensajes de apoyo que le han dado sus seguidores (#YoSoyMulet) y a promocionar su libro con eslóganes como el de “El libro La enzima prodigiosa lo desmonté aquí” adjuntando a continuación el enlace de su libro Comer sin miedo. Pero, como todos sabemos, el dinero mueve el mundo, y Mercedes Milá podría ser ejemplo de ello. No descartamos el posible cobro de una comisión por la promoción  de su venerado libro. En el caso de Mulet, podríamos incluso entender que aceptase a ir al programa, aunque creemos que, por inconsciencia, se equivocó  de lugar para divulgar la ciencia.

A modo de conclusión, quisiéramos comentar un dato cuanto menos curioso. Días después de la grabación del programa y antes de que éste se emitiera en antena, la periodista le envió un mensaje de “disculpa” a Mulet, pero al más puro estilo Milá, en dicho mensaje adjuntaba los datos de la clínica que le recomendó para adelgazar. Al final, todo es humo, todo es show.

Concluida nuestra opinión sobre lo ocurrido, la semana que viene os traeremos la entrevista que nos permitió conocer a JM y saber las sensaciones que tuvo al ir al programa. Además, estuvimos hablando de los proyectos que tenía entre manos y le consultamos sobre temas de interés científico general. ¡No os lo perdáis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *