Biología, Universos

La memoria

Cuántas veces habremos oído o dicho la típica frase de… ¡No me acuerdo de nada! Es que tengo muy mala memoria… Continuando con nuestra serie sobre el cerebro ¿De verdad existe la mala memoria? ¿Sabes cómo se almacenan los recuerdos?

Según la RAE, la memoria es la facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado. Pero, ¿acaso existe solo un tipo de memoria?

Muchos habréis oído hablar de la memoria a largo y a corto plazo. Veamos en qué se diferencian. Aunque, antes de esto, os proponemos un pequeño juego: a continuación os mostraremos 18 objetos que deberéis memorizar. Al acabar de leer el artículo, os proponemos que comentéis todos los que os acordéis (no vale subir para volver a mirar e.e). Aquí están:

Memoria a corto plazo y memoria de trabajo

El ejercicio que acabáis de realizar, pone a prueba vuestra memoria a corto plazo. Por lo general, la información adquirida es retenida en la memoria entre 20 y 30 segundos y se estima que se pueden almacenar 7土2 objetos por lo general. Por lo que, olvidar las palabras de antes es lo más común que podría ocurrir (eh Darth Vader?).

Otro de los casos donde podemos ver con claridad esta “pérdida de memoria” es cuando tratamos de recordar un número de teléfono que nos acaban de dar. A no ser que lo repitamos varias veces en nuestra mente, lo más probable es que minutos después lo hayamos olvidado.

Este tipo de memoria se usa como un “Post-it cerebral”. La utilizamos también para acordarnos “cuánto nos llevamos” al hacer una resta o para recordar un contraargumento hasta que la otra persona termine de hablar.

Esta información se pierde fácilmente ( a no ser que se apunte con un bic) sin embargo existen técnicas para ampliar ese span memorístico. Para ello, como hemos dicho, se puede repetir la información, darle un significado o hacer asociaciones con algún conocimiento que hayamos adquirido previamente, es decir, conectando con lo que ya conocemos.  También está la técnica de agrupar términos conocida como chunking. Consiste en hacer, por ejemplo, grupos de tres en el caso del número de teléfono, para organizar e incrementar la memoria a corto plazo. Las reglas mnemotécnicas también ayudan a la hora de memorizar información (por ejemplo se pueden emplear para resolver un cubo de rubik o en el caso de Akira Haraguchi y Lu Chao para recitar más de 100,000 y 67,890 dígitos de Pi respectivamente.

Habitualmente a este tipo de memoria se le denomina globalmente como “memoria a corto plazo”, sin embargo es necesario diferenciarla de la memoria de trabajo.

Las diferencias

La memoria de trabajo es la que se encarga de mantener la información actual en el cerebro por un corto periodo para emplearla en el trabajo que te hallas realizando. Dicho de otro modo, es la que se refiere a las estructuras y los procesos que intervienen en el almacenamiento de la información y la manipulación de la misma. Podría decirse que la memoria a corto plazo está englobada dentro de esta, ya que la memoria de trabajo es más compleja y realiza las tareas de comprensión, razonamiento y aprendizaje. Está controlada por los lóbulos frontales y parietales.  Se diferencian cuatro tipos:

  • Phonological loop (Bucle fonológico): Se encarga de almacenar la memoria a corto plazo de carácter verbal (procesamiento del lenguaje, soluciones a la hora de conjugar verbos, aritmética…)
  • Visuospatial sketchpad (Agenda visoespacial): Retiene información visual y espacial
  • Central executive (Ejecutivo central): Se encarga de focalizar la atención en las distintas tareas que hagamos simultáneamente y soluciona los problemas de organización y gestión de planes.
  • Episodic buffer (Almacén episódico): Gestiona toda la información recibida. Integra la información fonética y visual con el ejecutivo central. Además sirve de unión con la memoria a larga plazo.

Por otro lado, la memoria a corto plazo hace referencia a la retención corta de información hasta que se procesa y pasa a formar parte de la memoria a largo plazo.

Existen trastornos, como el que sufre Dory, el pez cirujano de Buscando a Nemo, que afectan a la memoria a corto plazo. Concretamente se denomina amnesia anterógrada y provoca que a nuestro querido pececillo se le olviden las cosas que estaba haciendo segundos antes. Generalmente se produce debido al mal funcionamiento o una lesión en el hipocampo.

Memoria a largo plazo

La memoria a largo plazo se refiere al nivel donde la información previamente adquirida se aprende definitivamente. En teoría es infinita y puede retener información desde a unos minutos, hasta una vida entera.

Existen distintos tipos de memoria a largo plazo:

  • Memoria procedimental / implícita: indica cómo se hacen las cosas (cómo escribir, cómo ir en bicicleta, cómo atarse los cordones…). No es consciente, es decir, es una tarea que se realiza de forma “automática”, sin pensar. Se cree que esta información se codifica en el cerebelo y el cuerpo estriado.
  • Memoria declarativa / explícita: esta sí requiere ser consciente (recordar una fecha, la capital de un país o alguna experiencia que hayamos vivido). Para la codificación intervienen estructuras tales como el hipocampo, la corteza perirrinal y la corteza entorrinal. Sin embargo, se cree que el almacenamiento se da en la corteza temporal.

También existen otros tipos de clasificación donde la memoria sensorial forma parte de un tipo de memoria única. Esta surge cuando los hechos que se almacenan han provocado una gran emoción. Estos recuerdos están formados por mecanismos conscientes e inconscientes. Los últimos atraviesan una ruta especial desde la amígdala cerebral hasta la corteza prefrontal.

Aprendizaje

En definitiva, el aprendizaje es el proceso por el cual obtenemos información, la procesamos, la retenemos en nuestra memoria a largo plazo y posteriormente la transmitimos.

El paso de corto a largo plazo se realiza con el paso del tiempo, ya que de esta forma los recuerdos se consolidan y se hacen resistentes a los otros estímulos externos.  Este periodo recibe el nombre de “consolidación”. En él tienen lugar una reestructuración celular y la creación de nuevas rutas neuronales.

Para optimizar el paso de la información, es importante que visualicemos a nuestro cerebro como si de un ordenador se tratara. Para pasar al escalafón más profundo, el de la memoria a largo plazo, es necesario que codifiquemos la  información que queremos almacenar de tal forma que en el momento en el que la necesitemos, seamos capaces de recuperarla.

La mejor forma para hacerlo es entendiendo previamente la información que queremos almacenar, es decir, cuando eres capaz de explicarle a alguien algún tema, es cuando realmente lo has entendido.

También es importante que te conozcas a ti mismo y descubras si posees una memoria más visual o auditiva. Los primeros funcionan recordando la imagen que previamente se habían creado mientras que los segundos recuerdan las frases que se habían dicho con anterioridad.

¿Por qué los niñ@s aprenden tan rápido?

Básicamente de debe a que poseen muchas más neuronas activas que crean nuevas conexiones con mayor facilidad y rapidez. Es el motivo por el cual son capaces de aprender nuevos idiomas o de tocar un instrumento con mayor facilidad que un adulto, sin embargo, esto no significa que una persona adulta no pueda aprender nuevas cosas.

Además, los niños aún poseen esa curiosidad, esa pasión por descubrir nuevas cosas, por aprender, por salir de la rutina que muchas personas pierden al crecer. Sienten pasión y fascinación por el mundo que les rodea aunque tristemente a veces sus alas son cortadas cuando en vez de preguntar ¿por qué el día tiene 24 horas? pasan a decir si eso entrará o no en el examen. Es por ello que se debería priorizar tanto el aprendizaje significativo como que los niños sean autodidactas. No cortarles esas alas y brindarles las herramientas para que puedan explorar y descubrir lo que les apasiona en la vida, lo que realmente les gusta.

1 thought on “La memoria

  1. Muy interesante cómo siempre y quiero que conste que se me ha dado bien🤗🤗🤗. Seguid así, chicas @harguel👍🏼👍🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *