Agujero negro, Efemérides

Hedy Lamarr

“La esperanza y la curiosidad sobre el futuro parecían mejores que las garantías. Así pensaba yo. Lo desconocido siempre fue tan atractivo para mí… y todavía lo es.”

Hoy, Día mundial de la mujer y la niña en la ciencia, no podíamos dejar escapar la oportunidad de hablar de una de las mujeres cuya vida nos sorprendió. Por azares de la vida, tuvimos que investigar a Hedwig Eva Maria Kiesler o lamentablemente, más conocida como ”la mujer más preciosa de la historia del cine” o “la mujer que creó el wifi”. Su atractivo físico fue algo que ella lamentó durante toda su vida, pues no quería ser un mero objeto sexual sino que la conocieran por sus logros tanto científicos como artísticos. Detestaba que asociaran su belleza al rol de niña tontita. A lo largo de toda su vida, y toda su trayectoria profesional, tuvo que luchar para eliminar esa injusta etiqueta.

“Cualquier chica puede ser glamurosa. Lo único que tienes que hacer es permanecer de pie y parecer estúpida.”

También conocida bajo el sobrenombre de Hedy Lamarr, nació en Viena el 9 de noviembre de 1914. Desde pequeña soñaba con ser actriz, lo cual consiguió. Trabajó en numerosas películas junto a actores de la talla de Clark Gable y Spencer Tracey, ambos galardonados con premios Óscar.

No tuvo una vida fácil: tras aparecer en una de las películas que la lanzaría a la fama, el magnate de la indústria armanmentística Fredrich Alexansu der Maria Fritz Mandl, se presentó ante los padres de Lamarr para pedir su mano. En contra de la voluntad de ella, el matrimonio de conveniencia quedó arreglado y comenzaron unos largos y tristes años para Lamarr. Su marido impuso un un régimen próximo al dictatorial debido a los grandes celos que sentía, no la dejaba salir sola ni bañarse si él no estaba presente. La carrera cinematográfica de nuestra protagonista se vio momentáneamente estancada y tuvo que convivir con el hombre que dotaba de armas a Hitler y a Mussolini. Sin embargo, esta situación le permitió retomar sus estudios en ingeniería, los cuales había pausado al lanzarse a la vida de actriz.

Tras escapar de su marido con ayuda de su sirvienta, se exilió en París para luego viajar a Londres. Una vez allí conoció a Louis B. Mayer, el cual le ofreció trabajo en Hollywood. Una vez allí, Lamarr realizó numerosas películas de éxito.

“El mundo no se está haciendo más fácil. Con todos esos nuevos inventos creo que las personas se apresuran más y empujan más . La forma apresurada no es la correcta, necesitas tiempo para todo: tiempo para trabajar, tiempo para jugar, tiempo para descansar.

Pero Lamarr fue una mujer muy polifacética. No se conformó con tener tan solo éxito en el cine, sino que también destacó en el ámbito científico. Consciente de los problemas que tenía EEUU en la Segunda Guerra Mundial, ofreció sus conocimientos y los secretos que conocía a través de su primer matrimonio para que EEUU derrotase a los alemanes. Es por ello que cuando conoció al compositor George Antheil, ambos se pusieron manos a la obra para solucionar uno de los problemas de la guerra: la detección de misiles. Ambos lograron su objetivo: idear un sistema de comunicación secreto para dirigir torpedos sin que el enemigo pudiera percatarse. Los cambios de melodía hicieron que Lamarr tuviese una gran idea: cambiar la frecuencia constantemente para poder controlar el torpede por rayos sin que fuese a interferir. Esto lo lograron una noche cuando Antheil se hallaba tocando la pianola. Sin embargo, esta técnica no fue empleada hasta la crisis de los misiles de Cuba.

Gracias a su invento innovador, Hedy Lamarr puso las bases para facilitarnos la vida a los usuarios de la tecnología digital.

2 thoughts on “Hedy Lamarr

  1. No conocía a Hedy Lamarr y estoy convencida de que, en aquellos años, no debió de ser fácil ser una mujer que destacará. Importante y vigente testimonio.Muy bien, chicas @harguel👍🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *