Entrevistas, Experiencias

Entrevista a JM Mulet

Como ya adelantamos en el último post le hicimos una entrevista a Mulet, y muy amablemente aceptó. A continuación os dejamos el enlace a la entrevista completa y un resumen de lo que nos dijo:

Sobre el programa

P- ¿Cómo se pusieron en contacto contigo?

R- Me llamaron pocos días antes de grabarla. Tengo el problema de que no veo mucho la televisión, por eso no conocía el programa. Me dijeron que era para hablar de mi libro, porque iban a entrevistar a alguien que estaba muy a favor de la comida natural. No sabían si era Mercedes Milà o Miguel Ángel Muñoz. Solo querían que les diera mi punto de vista y luego me harían un par de preguntas. A cualquiera que le digan de hablar de su libro en la televisión pues allá va a decir que sí. Me dijeron que hiciera un guión, me lo retocaron un poco… Pero como os decía, no conocía el formato, aunque eso es culpa mía. Cuando vas a la televisión debes saber dónde vas, pero esa semana coincidió que teníamos que presentar un proyecto de investigación y tenía muy poco tiempo.

P- ¿Tenías algún objetivo?

R- Realmente no, porque yo no vivo de ir a programas de televisión. Sí que es verdad que aparezco en muchos medios. Lo hago porque hablo de un tema un poco impopular, los transgénicos.

P- ¿Crees que conseguiste divulgar la ciencia?

R- Bueno, la verdad es que no lo sé. No me lo he planteado. Es lo que dije en Twitter, por lo menos he conseguido hablar de ciencia en una cadena de televisión. Si sirvió o no, los comentarios que me han llegado han sido positivos.

P- ¿Te esperabas esa reacción de Milá?

R- Que me llamara gordo sí. ¿Sabes por qué? Porque cuando alguien se queda sin argumentos es lo primero que te dice. Entraba dentro de los que podía pasar, de hecho, comí en casa y le dije a mi mujer: “verás como la Milá me llama gordo”. Cuando volví se lo confirmé.

P- ¿Volverías a ir?

R- Me llamaron cuatro veces para Sálvame después de ese programa, no fui. ¿Volvería a ir? Teniendo en cuenta que para ir al programa tuve que dejar el trabajo, coger un AVE a las dos de la tarde, llegar a Madrid, estar 3 horas dentro de un camerino, hacer los ensayos, grabar, aguantar todo lo que tuve que aguantar y llegar a casa a las 11 y pico de la noche… Me lo pensaría ya que yo no me dedico a eso.

P- Hemos visto que en algunas entrevistas hablas sobre un mensaje de disculpa que te envió Milá antes de la emisión del programa…

R- (Saca el móvil) Si consideráis esto una disculpa… Juzgarlo vosotras.

Sobre él

P- ¿Qué estás haciendo actualmente?

R- Ahora mismo estoy dentro de un proyecto de investigación con una compañera, en un instituto que se dedica a biología molecular de plantas, en concreto el transporte de potasio. El potasio es un nutriente esencial para las plantas. Además, es lo que utilizan para abrir y cerrar los vasos por los que transpiran. Controlando el transporte de potasio, podemos regular la forma en la que las plantas pierden agua.

P- ¿Cómo te plantaste el empezar a escribir?

R- Pues realmente yo de pequeño, cuando tenía vuestra edad, escribía, enviaba relatos a concursos, aunque no ganaba nada porque eran muy malos. O sea, ese fue mi principio un poco frustrado de mi carrera como escritor. Luego empecé con la carrera, la tesis y pasé bastante tiempo sin escribir. De vez en cuando, hacía algún poema para mis novias y siempre me dejaban, o sea que… imagínate lo malo que debían ser.

Después, cuando ya tenía la carrera, me afilié a una asociación de pensamiento crítico. Esta asociación colaboró con una editorial que tenía una colección de libros. A raíz de esto, se me ocurrió escribir un sobre el tema de los alimentos naturales, me dijeron que sí, lo publicaron, y ese fue mi primer libro.

La historia que queda bonita es: yo quería ser escritor, escribí un libro y ninguna editorial lo quería, pero no fue mi caso. El libro funcionó bien pese haber sido publicado por una editorial pequeña, y sirvió para que una editorial con mayor prestigio se fijara en mi y me propusiera escribir para ellos. Seguramente, el día que la editorial no me proponga hacer otro seguramente dejaré de escribir y seré tan feliz.

P- Sobre Transgénicos sin miedo….

R- Cuando escribí Comer sin miedo quise hablar de transgénicos, pero me quedé sin espacio y con las ganas. Se lo dije a la editorial, la editorial me dijo que era un tema muy específico, que a la gente no le interesaba y escribí el de medicina. El año pasado, cuando publiqué el de ciencia forense fue cuando ocurrió todo el lío de Greenpeace  (varios premios nóbeles escribieron una carta contra ellos). Desde ahí se habló mucho de transgénicos. Entonces fui a la editorial, le propuse tres temas diferentes, y me dijeron que escribiese un libro de transgénicos.

P- ¿Por qué crees que la sociedad en general le tiene tanto miedo a la palabra “transgénicos”?

R- Porque se ha difundido información que no era cierta y la perspectiva que tiene la gente respecto a los transgénicos no tiene ninguna base científica. Es un malo construído.

P- ¿Cómo te documentaste para escribir el libro Comer sin miedo?

R- Llevo tiempo escribiendo en un blog (Tomates con genes) y casi toda la información me la sabía ya. El libro lo escribí en tres semanas prácticamente de memoria, consultando únicamente datos concretos. Más o menos ya tenía la recopilación de la información.

Preguntas científicas

P- En cuanto al aceite de palma…

R- Qué pesados. No es ni bueno ni malo. Depende de la dieta que lleves. Tú puedes llevar una dieta muy buena, y porque algún día te comas algo con aceite de palma no te va a pasar nada. El problema es que aquí los miedos van por modas…. El aceite de palma desde el punto de vista nutricional es bastante malo porque es rico en grasas saturadas. Eso hace que pueda aumentar los niveles de colesterol, engordar mogollón. Entonces yo no le diría a nadie que abusara del aceite de palma… de ahí a prohibirlo, a decir que produce cáncer…hay  bastante calibre.

P- Sobre los pescados del norte que contienen metales pesados…

R- Solo dan problema los grandes depredadores: el pez espada, el atún y los tiburones. Pero, como todo, hay que mirar la cantidad de mercurio que tiene. Es una cantidad mínima, para que fuera un problema para la salud tendríamos que comer todos los días y con el precio que tienen no creo que nadie se lo pueda permitir. Luego hay que tener en cuenta que los estudios se hacen sobre la cantidad que contiene el pescado, sin tener en cuenta ni el cocinado ni la asimilación de cada persona. Cuando se cocina una cantidad se pierde. Y por ejemplo otros pescados como el pez espada, contienen selenio, que es algo muy poco común. Yo creo que en una dieta fundamental debería de aparecer una vez a la semana, pero tampoco debería de aparecer todos los días.

P- Sobre las agujetas…

R- A ver, lo de las agujetas antiguamente se pensaba que era por la acumulción del ácido láctico. Pero ya se sabe que no. Posiblemente sean microroturas, inflamaciones por  haber formado mucho el músculo.

P- Y no se curan… nada de lo del mito del agua y el azúcar y todo eso.

R- Reposo y esperar a que se repare el músculo. No hay más.

P- Pero para acelerar su recuperación, ¿es bueno repetir el mismo ejercicio que has hecho el día anterior pero a una intensidad menor?

R- A ver, estiramientos suaves sí que me han dicho pero poco más. Se lo puedo preguntar a gente que sabe.

¿Tú sabes lo que dicen? Que lo importante no es saber, si no tener el WhatsApp del que sabe. (Manda WhatsApp).

Ya está, cuando conteste os digo algo.

P- Queríamos preguntarte sobre las dietas milagro.

R- A ver, dietas hay muchas soluciones. Por ejemplo 2+2 siempre son 4, pero a nivel de nutrición pueden haber dietas muy diferentes y que puedan ser igualmente válidas. La cuestión es no hacer burradas: dietas de un único alimento, dietas que prohíben alimentos…

P- Solamente del sol, agua…

R- Exacto, dietas que signifiquen ayunos muy largos… Hay muchas dietas válidas, pero el problema es que también hay muchas no válidas. Una dieta sirve como base de salud, pero una dieta ni cura cáncer, ni cura muchas enfermedades.Hay enfermedades que por una dieta muy sana que tengas no te la van a curar. Esto también se confunde muchas veces.  [Explica un caso]

P-  Todas estas pseudociencias que se crean , mitos…¿cómo piensas que se pueden erradicar en la sociedad?

R- No se va a poder erradicar nunca porque siempre van a haber supersticiones, lo único que podemos hacer es ofrecer más información para que la gente sepa que es un mito porque a veces, simplemente entra en el campo de la creencia. El problema es cuando entras en la estafa y en base a esa creencia te dicen que te dejes la quimioterapia, cuando en base a esa creencia te venden cosas que no sirven para nada. Ahí ya hay un límite bastante cuestionable.

P- ¿Realmente la homeopatía es agua y azúcar?

R- Sí. No hay más. La homeopatía es una cosa que se inventó un señor, que se llamaba Hahnemann. Él dijo que cuanto más diluía una cosa más eficacia. En su momento tenía bastante lógica porque fue hace 200 años. Muchas veces era peor el tratamiento que la enfermedad. A medida que pasa el tiempo, los tratamientos médicos se mejoran, y ya la homeopatía no tiene sentido.

P- Bueno, otra cosa que te queríamos preguntar. Sobre Monsanto…

R- A ver, Monsanto pasa como los transgénicos. Es otro malo construído en ese sentido. Monsanto es una empresa muy potente del sector de la agroalimentación, tienen variedades de plantas, poliagricultura, citos sanitarios, productos químicos… Pero, ¿sabes por qué todo el mundo habla de Monsanto y nadie habla de Bayer, que es una empresa que es la competencia de Monsanto, nadie de habla de Dow o de Aventis? Porque Monsanto fue la primera. Monsanto no es ni mejor ni peor que otras compañías. Es decir, como todas, tiene una política muy agresiva, pero no es muy diferente a lo que hace Samsung o Apple. De hecho, Monsanto ya no es Monsanto, lo ha comprado Bayer.

P- Lo de los suplementos vitamínicos, también hablas de ellos en el libro.

R- Si no te los receta el médico no sirven para nada, salvo que tengas algún problema puntual o alguna deficiencia inespecífica…en principio no hacen nada aunque las farmacias se forran vendiéndolos, también te lo digo, igual que la homeopatía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *