Física, Universos

El dilema cromático de Batman

¿Alguna vez te han llamado loco, lunático, chalado, imprudente o incluso kamikaze por escoger tu camiseta favorita de Batman en un caluroso día de verano? ¡Claro que sí! Estamos seguras de que a la gran mayoría de vosotros os ha pasado… Pues aquí os traemos la respuesta que le debéis dar a todos esos haters de DC. Estad atentos…

Todo empezó un 15 de agosto… Ahí estabas tú, frente a tu armario, con la camiseta de Batman negra en una mano y con la blanca del Capitán América en la otra… DC o Marvel te preguntabas… Miraste por la ventana y te percataste del día abrasador que comenzaba.

-“Al menos las ramas de los árboles se mueven un poco”-dijiste.

Y sin pensártelo dos veces -porque habías leído el día anterior el artículo de Harguel- agarraste tu camiseta oscura con el murcielaguito y bajaste a sacar el batmovil del parking. Robin al verte llegar al curro casi se cae en redondo. Te dijo si te habías vuelto loco o si básicamente habías optado por el suicidio térmico. Sorprendido por su reacción, le explicaste lo siguiente:

“Querido Robin, como se nota que no sigues a Harguel… pobre de ti. Esta mañana he dudado qué camiseta escoger, pero al ver que soplaba una brisa muy maja he optado por la solución más inteligente, un color oscuro. Vives estancado en el pasado, hasta los Beduinos han descubierto el secreto antes que tú -y que yo, pensante-. Cuenta el mito, que la ropa oscura absorbe el calor -cosa que no es falsa- y por eso popularmente se creía que el color negro de las camisetas era el causante de los sofocones de verano. ¡Pero no! ¡Se nos escapó un factor crucial! La brisa.

Los colores oscuros absorben los rayos del sol y por lo tanto aumentan la temperatura. Sin embargo, hasta hace poco -en mi caso hasta ayer- obviamos que todos los cuerpos emiten radiación, lo que quiere decir que… ¡Nosotros también! Si llevamos prendas oscuras, nuestro calor corporal será absorbido por nuestra ropa. Y es aquí donde entra en juego nuestra amiga la brisa. Por un proceso llamado convección, el calor pasa de la tela al aire por diferencia de temperatura. Esto nos permite librarnos de esos grados de más. Sin embargo, si optásemos por una camiseta de color claro, nuestro calor corporal rebotaría contra la tela y no se disiparía…

Pero ten en cuenta algo… si antes de salir, te das cuenta de que no se mueve ni una brizna de aire, olvídate de las camisetas oscuras. El blanco reflejará los rayos del sol y aunque tengas que aguantarte y soportar tu calor corporal será mejor que asarte son tu calor corporal y los rayos del sol.

Ah y escucha, hay una cosa que también se debe tener en cuenta, las camisetas esas de marcar musculitos no valen. Deben moverse un poco con el aire. Si te pones de esas que tanto te -nos- gustan es preferible que uses claras ya que la radiación absorbida por el tejido te pegará directamente en la piel y lo notarás más.”

En resumen:

Resumen del post (camisetas negras en días soleados)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *