Charlas, Experiencias

Charla Nahúm Méndez Chazarra

Hace dos días, fuimos a la Sala Clan Cabaret de Alicante porque la Asociación de Divulgación y Ciencia de la provincia ha lanzado una interesante iniciativa: organizar, al menos una vez al mes, una charla divulgativa. Este enero, era el turno de Nahúm Méndez Chazarra.

Nahúm, licenciado en Geología por la universidad de Granada, es un activo colaborador de numerosos blogs de la talla de Naukas o HiRise. Además, tiene publicaciones donde nos explica cómo hacer un sismógrafo DIY. A su vez,  por si eso fuera poco, es autor del blog divulgativo Un geólogo en apuros y también podéis encontrarlo haciendo vídeos por youtube… ¡Este chico no para!

La charla fue atractiva de los pies a la cabeza. Ya solo el título adelantaba que nos iba a encantar: La ciencia que nos adelantó Star Wars. Star Wars y ciencia… ¿A quién no le puede gustar eso? ¡Es una combinación perfecta!

Nahúm inició su charla haciendo un recorrido entre todos los planetas de la Galaxia para comentar cada una de sus características. Por ejemplo, del famoso Tatooine nos dijo que se guardaban grandes similitudes con los desiertos de la Tierra. Además, nos desveló un dato muy curioso: no es tan disparatado encontrar un planeta cuya órbita esté descrita alrededor de dos estrellas. Es el caso de Kepler-16b. Se ubica a más de 200 años luz  de la Tierra y se trata de un planeta frío y gaseoso.  Se descubrió al observar el eclipse que produjo el planeta al orbitar por delante de ambas estrellas.  Pese a que sea inconcebible la vida tal y como la conocemos debido a las bajas temperaturas (-74 ºC y -101ºC), su descubrimiento nos abrió las puertas a una nueva clase de sistema planetario.

Tatooine

A continuación, nos habló de Dagobah (planeta pantanoso donde aparece numerosas veces el Maestro Yoda) y  Endor (satélite boscoso donde se originaron los pequeños Ewoks). Nahúm, nos contó que ambos planetas podrían relacionarse con  la Tierra primitiva, concretamente en el periodo conocido como el Carbonífero, hace unos 359 millones de años. De esa época es donde procede la mayor parte del carbón que empleamos en la actualidad.

Endor

A su vez, Hoth (el planeta helado donde se halla una de las bases rebeldes), podría recordarnos a la Tierra en el periodo denominado Tierra bola de nieve,  hipótesis que defiende la idea de que la Tierra sufrió una o varia glaciaciones en Endorlas que quedó completamente congelada. Ya dentro de nuestro sistema, hallamos otros cuerpos como Encélado, el cual está cubierto completamente por una capa  de hielo. Gracias a la sonda Cassini, se descubrió que poseía actividad en su interior, ya que al sobrevolarlo se detectó que poseía una especie de géiseres que expulsaban vapor de agua junto a sustancias volátiles y materiales sólidos.  Por otro lado, Nahúm también nos dijo que podía parecerse a Titán, satélite de Saturno. Nos contó que poseía una densa atmósfera y un curioso ciclo (parecido al del agua) de hidrocarburos.

Más adelante, volvió de nuevo a la Tierra para hablarnos de Coruscant (mundo urbano  que es capital de la República) y de Naboo. El primero de ellos lo relacionó con la imagen de la Tierra de noche, donde se veía (debido a la contaminación lumínica)  las conexiones entre las ciudades más desarrolladas. Y el segundo, nos contó que los paisajes estaban inspirados en las cataratas existentes en nuestro planeta.

Y ya, para finalizar la sección, nos habló de una de las ubicaciones más llamativas del último film: Crait. Nos desveló que era un lugar real, y que de hecho, había sido grabado en él: en el Salar de Uyuni, Bolivia. Nos contó que era la mayor reserva de litio del mundo y que por ello numerosas empresas querían realizar extracciones de él. Además, hilando con esto, nos estuvo hablando sobre la posibilidad de crear “minas” en asteroides, ya que poseían altas cantidades de materiales útiles y de difícil extracción en la Tierra. De hecho, nos comentó que ya habían países como EE.UU. o Luxemburgo que estaban legislando esta actividad y faltando al  Tratado  sobre el Espacio Ultraterrestre en el que el espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, no podrán ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación, ni de ninguna otra manera.

Tras esto, pasó a realizar su propia estimación del coste de la construcción de nuestra propia Estrella de la Muerte. Según sus cálculos, se aproximaría a la cifra de los trillones de euros sin contar… personal, muebles, luz, agua y gas. Por no hablar, del hecho de que no disponemos ni de lejos de la tecnología necesaria para transportar las piezas hasta el espacio exterior, ni de la posibilidad de generar tanto acero en un espacio  “corto” de tiempo.

Para finalizar la charla, Nahúm nos habló sobre los planetas extrasolares. Nos contó que ya se conocían cerca de 3.500 y que la mayoría habían sido descubiertos estos últimos años. Nos explicó una de las técnicas que más se emplean para la detección de estos cuerpos: su observación cuando pasan por delante de su estrella y la eclipsan. La imagen que se producía era interpretada por científicos y les aportaba información como el tamaño, la composición y si poseía o no atmósfera. Para que nos hiciéramos una idea de la imaginación que debían tener, nos mostró una imagen de lo que aproximadamente veían. Esta es nuestra Tierra en 9 píxeles:

imagen tierra pixels

 

En definitiva, fue una charla muy entretenida de la que aprendimos muchísimas cosas. Os recomendamos encarecidamente que no perdáis de vista a Nahúm y si tenéis posibilidad, asistid a una de sus charlas, os aseguramos que os encantará.

2 comentarios sobre “Charla Nahúm Méndez Chazarra

  1. Un resumen muy detallado de una charla, al parecer muy interesante. Es bueno que jóvenes como Nahúm sean divulgadores de la ciencia y le puedan dar un enfoque diferente y atractivo. Espero, chicas Harguel, que sigáis conociendo personas que estimulen vuestra iniciativa de divulgación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *