Charlas, Experiencias

Big Van en Aspe

El viernes, como habréis podido ver en nuestras redes sociales, asistimos con Lidia a una actuación en Aspe del grupo de monologuistas científicos ¡Big Van!.

Ya habíamos estado en algo parecido hace un año cuando vimos en directo a Javier Santaolalla hacer un colisionador de hadrones con pepinos y a Santi García deslumbrándonos con sus dotes musicales y haciéndonos bailar al ritmo de soy un fractal (sí, subimos al escenario a bailarlo… SÍ, HAY VÍDEO). Tenemos pensado hablaros de esta maravillosa experiencia, pero hemos preferido contaros esto primero ya que lo tenemos bien fresco.

Por si no los conocéis, Big Van es un grupo de científicos cuya labor es la de acercar, a través del humor, la ciencia a todo tipo de público. Tal vez os suenan los nombres de Javier Santaolalla del canal Date un voltio y Date un vlog o de Eduardo, del canal de Derivando… Y bueno… os podemos asegurar que cumplen su labor con creces.

La noche del viernes fue inaugurada por Oriol Marimon, Doctor en Química Orgánica. Desde el inicio teníamos claro cómo nos lo íbamos a pasar. Tras explicarnos que estaba completamente prohibido no reirse de los chistes malos y “obligarnos” a apuntar los móviles hacia el escenario para retratar lo que íbamos a presenciar… Presentó a su compañero Alberto Vivó.

Alberto es Licenciado en Biotecnología y Nanotecnología. Mediante fabulosos símiles cargados de humor nos puso en situación para que todos los presentes fuéramos conscientes de cómo de pequeño eran los materiales con los que trabajaba. A partir de ahí, nos habló de robots minúúúúúúúúúúúsculos, el grafeno y superhéroes con forma de pelota del golf (todo muy normal).

Tras esto Helena González, Doctora en Biomedicina, comenzó explicándonos lo indignante que era ir al campo con sus amigas ya que “como ella era la bióloga del grupo, debía saber orientarse con el musgo o la estrella polar e identificar las bayas venenosas, claro”. A continuación, pasó a hablarnos sobre el grandioso rigor científico que existe en las películas. Como en Lucy, porque claro, todos sabemos que tan solo usamos el 10% de nuestro cerebro. Si lo usásemos en una mayor proporción, podríamos avanzar y retroceder en el tiempo, mover objetos con la mente… y qué se yo, hablar por whatsapp sin necesidad de un móvil. O si no… también nos dijo que si queríamos desarrollar superpoderes tan solo teníamos que exponernos a radiación. Como Bruce Banner, que desarrolló una fuerza descomunal al exponerse a radiaciones gamma. Así Hulk, posee numerosas mutaciones que le dotan de estas características. Y por último, con el ejemplo de Lobezno y Spiderman, nos explicó la novedosa técnica de manipulación genética CRISPR. Si quieres convertirte en el hombre araña… Introduce en tu genoma genes de araña. Si quieres convertirte en Lobezno… introduce genes de… LOBO (pues no, son genes de lagartija para la regeneración celular… Ains la cultura friki).

En acabar, fue el turno de Oriol, que ilustró (haciendo que saliera alguien del público) las dificultades de comunicación que existieron en las distintas especies de Homo. Para nuestra sorpresa, uno de los voluntarios que salió al escenario fue Daniel de Psiquiatría et al. Tuvimos la suerte de poder hablar con él tras la actuación y… os podemos decir que en un futuro lo veréis por el blog.

Para cerrar la noche, Alberto nos habló de los efectos beneficiosos de tomar pequeñas dosis de alcohol, tema bastante controvertido que fue estrella en la ronda posterior de preguntas.

Y eso es todo, si tenéis la oportunidad de asistir a alguno de sus shows, de verdad, hacedlo. Merece la pena, te aseguras las risas. Desde aquí quisiéramos felicitarles porque ni se imaginan la gran labor que desempeñan y lo motivadas que salimos nosotras de ahí. Es necesario acercar la ciencia y hacerla accesible a todos, por eso lo que hacen es tan importante. Con la divulgación se consigue concienciar a la población de todas las pseudociencias que nos venden y… sin dar la turra. Como dijo Helena, en cientos de pelis nos venden ideas disparatadas y para desmentirlas, no es necesario meterse con tecnicismos y palabras raras, tan solo hace falta un poco de comedia.

Esperamos que hayáis disfrutado con la narración, y para cerrar esta entrada  queremos recurrir a la frase estrella de la noche, ¡qué guay!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *